Taramundi, un tesoro en el corazón de Asturias

Hay destinos rurales en los que se disfruta y hay otros en los que, además, se aprende. Y ese es el caso de Taramundi, uno de los lugares más bellos de Asturias y en el que se puede conocer el uso que del agua hicieron sus habitantes

Taramundi es una pequeña aldea que se encuentra casi escondida en un paraje de gran belleza, ideal para recorrerlo a través de sus senderos, perfectamente señalizados. Un lugar que transporta a épocas pasadas gracias a su arquitectura tradicional de piedra y pizarra.

Pero uno de los aspectos más interesantes de este lugar es que se trata de una verdadera joya etnográfica, un lugar donde se muestran antiguos oficios y costumbres en los que el agua es la gran protagonista. Un protagonismo con una fisonomía particular: la de los molinos.

Hubo una época en la que este municipio era famoso por sus cuchillos y el Conjunto Etnográfico de Texois muestra algunos de esos ingenios hidráulicos que en su momento sirvieron para desarrollar este oficio. Gracia a ellos se conseguía la energía necesaria para mover fraguas, mazos y piedras de afilar, entre otros.

Muy cerca se encuentra Mazanovo, con el mayor museo de molinos del país. Se trata de un conjunto de 19 molinos que sirven para entender no solo como funcionaban, sino también como evolucionaron. Y lo más interesante es que se trata de un museo con apartados interactivos en los que los visitantes pueden accionar y hacer funcionar alguno de los molinos.

Dos visitas que se complementan a la perfección con el Museo Etnográfico de Esquíos, donde se exponen infinidad de objetos antiguos, objetos de uso cotidiano relacionados tanto con el campo como con las tareas domésticas.

Si a ello le sumamos la iglesia del siglo XVIII, el Museo de la Cuchillería y sus típicas casonas, Taramundi se convierte en uno de los destinos más hermosos de España para disfrutar de un fin de semana rural de ensueño.