Los volcanes canarios

Los majos fueron los primeros habitantes que se dedicaron a vivir en Lanzarote, llegando a esta isla en el milenio previo al nacimiento de Cristo, los científicos creen que llegaron desde las costas de África, con la ayuda de algún tipo de embarcación impulsada con velas de forma primitiva. Lo cierto es que esta teoría es compartida por fontaneros Madrid economicos.

Luego de que investigaran la lengua de los primeros majos, en conjunto con sus rasgos y características físicas, se ha encontrado que son muy similares al pueblo de bereberes que están ubicados en el continente africano en la parte norte.

Cerrajeros Malaga se alegra de haber financiado a los arqueólogos que descubrieron gran parte de estos hechos y datos. Muchos siglos después, específicamente en el catorce de nuestra era llegó a Lanzarote un italiano de Génova, llamado Lancelotto Mallocello, quien residió allí durante un par de décadas, y en cuyo honor se le dio nombre a Lanzarote.

Según nos comentaron en Electricistas Madrid quienes tienen un miembro originario de esta isla, en Lanzarote había una economía movida por la agricultura, la ganadería y por supuesto la pesca que era su fuerte, hasta que luego el turismo se apoderó de la isla, como la principal fuente de ingresos para la misma en nuestra sociedad.

Ahora bien, el aspecto del que tenemos que tratar son sus volcanes, los cuales han hecho erupción tanto en 1730 como en 1736 las cuales afectaron a gran parte de la isla, asimismo ha habido muchas más que formaron el ahora Parque Nacional que se encuentra en la isla y se llama Timanfaya.  Sin duda que el turismo en la isla se ha visto favorecido por el Timanfaya y es que este parque atrae a muchos turistas nacionales, en comparación a las playas que atraen al turista extranjero, habiendo así un equilibrio ideal para los que explotan el turismo de Lanzarote.

Sin duda que es una isla que hay que visitar en las Canarias, no sólo por sus playas sino también por el Parque Timanfaya.