EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE EN VIZCAYA

Sabemos que te gusta lo extremo. Pero lo extremo extremo, lo de dormir prácticamente al raso, sobrevivir con lo que la naturaleza te proporciona y sentir por un fin de semana lo que siente Bear Grills en su programa, algo comercializado a estas alturas, cuando se pierde en medio de los bosques de la estepa Rusa.

Pues bien, nosotros no te proponemos la estepa Rusa y quizás lo del marine americano sea algo fuerte para un fin de semana de escapadita, pero por un módico precio podrás sentirte su primo hermano en uno de los bosques más bonitos e inhóspitos de todo el País Vasco.

Te proponemos una ‘acogedora’ chocita de ramas secas con una lamparita y unos cuantos de instrumentos de cocina como cuencos o pequeñas navajas así como un póster con las setas venenosas y las no venenosas de la región, un walkie talkie (por si sucede algo realmente importante) y una cantimplora.

Hay que decir que en cualquier momento podrás comunicarte por el walkie con nosotros y en el caso de que quieras abandonar la experiencia por el motivo que sea no habrá ningún problema, pero si decides seguir adelante deberás encontrar comida por ti mismo, agua en el caso de que se te acabe la de la cantimplora y hacer fuego, que precisamente en Vizcaya no suele hacer sol y buen tiempo durante todo el  año.

También llevarás incorporado un GPS para evitar sustos, por lo que sabremos dónde estás en todo momento, y a partir de aquí, ya es cosa tuya lo de vivir la experiencia de aventurero, eso sí, está terminantemente prohibido matar los animales que encontrarás en el póster de la chocita, por mucho hambre que tengas, en ese caso utiliza el walkie y daremos por finalizado el reto.

Si ‘sobrevives’ al fin de semana te daremos un título (sin validez alguna más que la de presumir en eventos sociales) que te acredita como el último superviviente de la Península.

Si te animas, no dudes en contactar con nosotros.