el faro de Trafagar

Muchos viajeros buscan lugares especiales en los que pasar unos días, edificios históricos o singulares que conviertan su estancia en algo muy especial. Y muy pronto, uno de esos lugares podría ser el faro de Trafagar, en la localidad gaditana de Barbate.

Tendrá solo tres habitaciones, pero serán, sin duda únicas. Únicas por el edificio y también por la impresionante historia del lugar que desde hace décadas vigila desde la costa. Y es que frente a este litoral tuvo lugar en 1805 la célebre batalla de Trafalgar, en la que se enfrentaron la flota española y la francesa contra la británica.

Precisamente, este lugar, cuando ya se haya reconvertido en establecimiento hotelero, contará también con un centro de interpretación sobre estos hechos históricos tan importantes.

Incluso se podrá subir a lo alto del faro para contemplar unas maravillosas vista que, cuando el día está claro, permite ver la costa africana. Una maravillosa recompensa por subir los 165 escalones de la torre, que en su punto más alto alcanza los 34 metros.

Pero volviendo a lo que será el hotel, la empresa adjudicataria, una compañía alemana que ya gestiona pequeños hoteles con encanto en tierras del norte de Europa y que se han hecho con los servicios de cerrajeros Oviedo para la apertura del faro, quiera que tenga un acento andaluz y, por su puesto marítimo.

Eso sí, deberá preservar el edificio y no podrá construir instalaciones anexas ni alterar el aspecto o el color de la torre. Para albergar las instalaciones dispondrá de los 420 metros cuadrados construidos, repartidos ahora mismo en dos viviendas.

Y muy importante, que el faro se trasforme en hotel no impedirá que siga funcionando. De hecho, la sala de mandos no se tocará, aunque el faro funcione de manera automática.

En uno meses el faro de Trafalgar será un pequeño hotel con encanto en medio de un paisaje de gran valor ambiental y en un trozo de costa cargado de historia.