Déjate enamorar por Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Hacer una escapada hasta el parque natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche no decepcionará en ninguno de los casos, ya que es una apuesta sobre seguro para disfrutar de la máxima belleza paisajística y de la tranquilidad más plácida y armónica. Al norte de la provincia de Huelva, una serie de escenarios con aroma añejo y estampas de cuentos de hadas se abren paso para seducir de forma inevitable a propios y extraños.

Pueblos y aldeas se pierden entre el frondoso verdor de los parajes de bosques y montañas. Pequeños municipios como Valdelarco ofrecerán sus paisajes de casas viejas, riberas verdes, cascadas hermosas, arroyos serenos y flora exuberante; las rutas de senderismo desde aquí son muchas, todas ellas apasionantes.

Cualquier lugar en Sierra de Aracena y Picos de Aroche es bueno para encontrar hospedaje. Los propios pueblos serán una opción maravillosa para disfrutar del mundo rural, aunque también es cierto que la proliferación de casas rurales de los últimos años permitirá otras opciones aún más auténticas para gozar del entorno en todo su apogeo.

El balcón de la Sierra es Alájar, un pueblo de rúas empedradas y angostas cuyo casco histórico conserva aún la esencia árabe; la Iglesia de San Marcos, de estilo barroco, es uno de los encantos de Alájar. Por su parte, Aracena se distribuye al pie del hermoso y antiguo Castillo almohade y de la Iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor; bajo la colina del castillo se sitúa la Gruta de la Maravillas, preciosidad kárstica repleta de galerías, estalactitas, estalagmitas y coladas.

Fuentes, casinos y centros especializados en jamón son otros de los lugares imperdibles de la zona. Las mezquitas islámicas rurales del bello Almonaster La Real, los añejos lavaderos de Linares de la Sierra, la fortaleza de Sancho IV en Cumbres Mayores, los manantiales de Cañaveral de León o las escarpadas callejuelas de Aroche son otras de las delicias que podrán contemplarse en esta escapada. Ah, y Jabugo, pueblo conocido por ser la cuna del mejor jamón de pata negra del mundo.